>

De malas, me torearon: ahi van otras cinco

martes, enero 24, 2006

  1. No me gusta que la gente me toque. No quiere decir que huyo al contacto humano; la verdad me gusta (y mucho), pero no me gusta que alguien que no conozco lo suficiente me toque. Igual soy medio malo pa los abrazos... y eso sí, me molesta profundamente la gente que todo el día se la pasa abrazando a cuanto cristiano encuentre... ¿Y que tal los besos babosos? ¡Guacala!.
  2. Tampoco me gusta que me cojan en mouse. Si alguien quiere mostrarme algo en mi compu, simplemente pídamelo!! Pero eso de que cojan asi no mas el mouse no tiene admisión.
  3. No me gusta que cuando alguien me dé la mano, resulte que la tiene mojada, caliente o sudorosa (Aunque pueso ser comprensivo). Desconfío de aquellos que aprietan mucho o que por el contrario, apenas si se siente que tieden una mano. La verdad, me gusta mucho ver las manos y los piés de otras personas. A veces pienso que dicen mucho de alguien.
    Nickless podría añadir también que tengo una fijación por las axilas ajenas. Tiene razón, siempre las veo, pero solo las de las mujeres, lo cual es una mala cosa para ellas, por que dadas mis obsesiones soy muy muy buen observador.
  4. Antes de escribir a mano, hago siempre dos o tres trazos en el aire antes de arrancar. Por cierto, o empleo un lapiz (preferiblemente de mina HB o 2B de 5 mm, cero portaminas ) o una pluma o cualquier instrumento de escritura suave que arroje tinta de color negro. Nada de azul ni mucho menos verde!.
  5. No me gustan los olores fuertes, no soporto el olor a humedad en mi ropa ni mucho menos en la de los demas. Y respecto a la ropa (dadas mis inclinaciones por todo lo visual) todo tiene que combinar armoniosamente: Así sea domingo, los tennis oscuros con el pantalón oscuro y la media blanca ni a Michael Jackson se le veía bien en la época que era famoso por Thriller y Bad.

Publicado @ 7:40 a. m.

4 comentarios:

[9:20 p. m.] Anonymous Patton

Entre más mañas ajenas leo, menos raro me siento. Gracias por eso.

 
[9:22 p. m.] Anonymous Patton

Increíble como hay objetos que se convierten casi que en partes del cuerpo de uno y es considerado casi que indecente tocarlas. Como el mouse o la bici. Que supongo que si ni deja que le toquen el freno mucho menos que alguien se atreva a subírsele!

(es obvio pero no sobra la aclaración)

 
[6:39 a. m.] Blogger nap

Patton:

La verdad, la cuestión del freno es una de mis mas queridas mañas, pero pemitir que un tercero goce sobre mi bici, no tiene para mi ningún problemas, es mas disfruto con ese promiscuo placer.

 
[5:08 p. m.] Anonymous Natalia

ole... mirá este descubrimiento
http://jfzuluaga.blogspot.com/ ñaca ñaca

 

Publicar un comentario

Volver a ¿y porqué yo no?

Y porqué yo no? - Si algo les gusta de este sitio, tomen lo que les interese, pero al menos, cuéntenmelo.