>

Ahora un cuento...

jueves, junio 30, 2005

Nickless (quien dejo su huella en mi blog con un comentario) es mi colaboradora (tocó especificarle el género por aquello de su actitud feminista) con un cuento

Junio 28 de 2005

Cuando despertaron después de haberse amado sin amor por largas horas, sus cuerpos aún tibios, sudorosos seguían entrelazados como si el movimiento hubiese dormido el mismo sueño azulado a su lado.

Llegó la aurora anunciando la hora, las campanas confirmaron una pronta despedida, una luz perpendicular que venía a pie, atravesando la claraboya iluminó ambos pares de ojos, encontrándose las miradas como si de hace tiempo se buscaran.

Las campanas se tornaron sonidos sordos,

La aurora se hizo cómplice y la luz no solo atravesó la claraboya sino también sus almas apenas amadas y con penas cargadas.

Ambos lo sintieron, pero él lo dudó así que al primer movimiento ella buscó su mano (la de él) y llevándola a su pecho (el de ella), un hilo de voz se hizo torrente cuando dijo: QUÉDATE!

nickless

Publicado @ 1:29 p. m. 0 comentarios

Crash test dummie

sábado, junio 25, 2005

¡Al fin terminamos!

Logré superar mi primer trimestre sano y salvo, encontré el camino para las curvas infranqueables de las demanda y la oferta, superé con gusto los cronogramas y planes para desarrollar un proyecto y disfruté encontrando la misión y visión de nuestras empresas.

Esperando...

Medio día. En medio de un grupo de señoras que buscan transporte para el Puerto (9 negras, para ser precisos) y unos cuantos mas que compartían con nosotros un plácido sol al frente de Holguines, me encuentro esperando con CeciVel el arribo de algun colectivo o bus con un mejor prontuario que los varios TransPuerto que se han detenido para llevarte por siete u ocho lucas (depende de tu vocación de negociante, porque la pinta piroba ayuda, pero para que te cobren mas).

Desespero

Odio esperar, mas aun cuando sé que tengo que llegar a seguir trabajando (el emprendimiento parquesino no para. ¿Por qué no termine abriendo una oficina como Lyonel Hutz ah?)

Media hora!

Un helado producto del antojo.

Veinte minutos mas! la expresión ¡¿Porqué no le dijimos a Andres que nos llevara al Terminal? ! hace su aparición.

A falta de uno, dos al tiempo

Al fin, un par de colectivos con mejor pinta que los despreciados azul y rojo de TransPuerto; Primero llegó uno de la tierra, un Tax Belalcázar, luego un amarillo de los vecinos de Expreso Palmira; ante los consejos de los impulsadores automotrices (o ayudantes, si así lo entienden mejor) nos decidimos por el primero.

Arrancamos

Al fin! coincidiendo en el secreto placer de ir adelante, sacando codo y compartiendo el respaldar pues nos acomodaron en una silla y media, emprendemos nuestro viaje de vuelta a Popa.

Me toca el puesto de la derecha, al lado de la venta, mientras que CeciVel se acomoda en una silla que no tiene respaldar; los primeros diez minutos el viaje transcurre sin problemas: hablamos de cualquier cosa, desde las redes sociales (producto de los comentarios alienados de Cavorito), los escenarios estratégicos y cualquier cosa para matar tiempo mientras el colectivo recorría con buena velocidad el camino que nos separa o como diría la niña Molly, en uno de sus post, el tunel del tiempo.

¡Here we Go!

En la desviación que te lleva a Jumanji (Jamundí pues!) veo que un automóvil color negro (creo que era un mazda 323 HS) se come el pare mientras nosotros vamos a buena velocidad.

Como en la bici

Todo transcurre lentamente, veo al colectivo que intenta hacerle el quite al carro, veo que no hay forma de esquivarlo... la trompa del automovil esta cada vez mas cerca... igual que cuando me voy a caer en la bici, me doy cuenta del momento cero, el que desencadena todo: una grada que no puede tragarse la suspensión, la derrapada sin control de la rueda delantera, el fin del camino o lo peor, una mole de hierro y acero que no tiene otra salida que encontrarse violentamente con otra de color negro.

Camara lenta

Veo el golpe, lo escucho pero no lo siento; algunas gotas de agua caen sobre mi, ahora son gritos, el llanto de unos culicagados... a mi lado, el esfuerzo del chofer por controlar algo del que ahora es un simple pasajero... CeciVel igual de calmada que yo... me doy cuenta que por el golpe salimos desviados y ahora estamos en el carril contrario de la panamericana.

Tranquila

Escucho que el colectivo va con las llantas bloqueadas... no nos detenemos... la gente grita mientras solo pienso que no nos estamos deteniendo. No se porqué, en una de las vias mas transitadas de Colombia no viene ningún carro en sentido contrario.

Seguimos deslizándonos y siento miedo. Creo que si no paramos en el pavimento nos vamos a llevar por delante una señal de tránsito; si terminamos en el pasto corro con poca suerte: lo mas probable es que esta vaina se voltee y, o le caigo encima al chofer y a doña CeciVel o ellos caen sobre mi...

¡Que jartera! me imagino lleno de sangre.. ¡que mamera! odio darme contra el pavimento, es mas noble la tierra y el barro... odio romperme un hueso (¿sabías que puedes escuchar el momento en que se te rompe uno?)... odio tener que llamar a decir que nos estrellamos, porque ni siquiera se a quien llamar... Esta haciendo mucho calor y me da una mamera ni la hp tener que esperar a que vengan a examinarnos, heridos, sangre, ¡que mamera!

En medio del miedo y mis pensamientos solo puedo coger a CeciVel mientras nos acercamos al pasto.. ninguno de los dos lleva cinturon de seguridad y lo mas probable es que nos volvamos mierdita.. le digo un estúpido "Tranquila" mientras segundos despues nos detenemos a un par de metros de la señal de tránsito y prácticamente al lado del pasto.

¿Hay algún herido?

De inmediato, el conductor salta de su puesto y nos mira, luego le pregunta a la gente que no se cansa de gritar... una señora se levanta la bota del pantalon y muestra su blancuzca pierna unos supuestos golpes que no veo por nigún lado.. por ahi escucho a un tipo echarle al culpa al pobre conductor, que para ser sinceros, nada tuvo que ver.. es mas, manejo muy bien la situación... pobre mancito... en estos momentos debe estar envainado.

Menos mal, no hay ningun pasajero herido; como es normal, hay mucha confusión... cuando intentamos bajarnos con una pasmosa tranquilidad, me doy cuenta que la puerta esta trabada; me cuesta abrirla y luego veo el porqué: la parte frontal derecha del colectivo esta vuelta nada... se ve una marca de pintura negra que daño la puerta de mi lado. A lo lejos veo el automóvil: casi no tiene trompa; el golpe fue muy duro y nosotros contamos con mucha suerte... sobre todo, porque el golpe fue, literalmente, a nuestros pies.

Como si nada...

El primero que llega es un colectivo de TransPuerto... se baja el consabido promotor automotriz para ofrecernos sus servicios... lo primero que nos dice es que si reclamamos lo del pasaje con el ahora emproblemado chofer... no se porque, pero simplemente nos montamos al otro colectivo y dejamos atras el ahora objeto de noticias y problemas.

¿Y el saldo?

Dolor en el codo derecho (creo que rompi el vidrio con el)... sorpresa por los hechos y una buena historia para contar a nuestros amigos del Parque...

Espero que todos al final de día también puedan decir que despues de lo que nos paso a las 2:30pm no tengan mas que contar o lamentarse sobre pérdidas materiales y ojalá, ninguna persona haya salido lastimada.

p.d. Agradezco la oportuna atención del doctor Cavor para resolver un problema con las skins de mi sitio web.

Publicado @ 5:58 p. m. 4 comentarios

Estado de pedido: Enviado

jueves, junio 16, 2005

5. Enviado: June 16, 2005 *

Publicado @ 3:17 p. m. 1 comentarios

La cuenta regresiva ha empezado

jueves, junio 02, 2005

Estimado Sr [Nap]
Su orden ya esta entrando en produccion el dia de hoy

Publicado @ 1:36 p. m. 1 comentarios

Y porqué yo no? - Si algo les gusta de este sitio, tomen lo que les interese, pero al menos, cuéntenmelo.